Observaciones del primer cuatrimestre 2010

Bienvenidos a la cursada 2010! Esta camada es la primera que ya no es promocional, por lo cual tomaremos un parcial oral y un final. El primero es con el docente de cada comisión, el segundo al azar.

Saludos

Federico Beines

Comentarios

Observación de Valeria

 

Niño de seis meses de edad:
Lautaro, niño de seis meses, comienzo la observación mientras lautaro dormía, le pregunte a la mama cuanto hacia que el niño dormía y me dijo que ya hacia dos horas que era momento que se despertara ya que tendría que tomar el pecho, al rato se sienten gritos y llantos, era lautaro que tenia hambre, la mamá lo levanta y lo lleva a la cocina donde estábamos todos. Apenas la madre se sienta con el encima Lautaro empieza a buscar el pecho de su madre con la mano, seguía molesto y llorando hasta que la madre comienza a darle el pecho en ese momento el niño agarra muy fuertemente con su mano un pañuelo que le da tranquilidad, el cual le había entregado la madre mientras nos decía que sin ese pañuelo el niño no dormía 
La madre termina de darle el pecho y le entrega a Lautaro a su abuela para que lo sostenga mientras ella iba a buscar algo para cambiarlo, se lo noto inquieto en busca de su madre, la abuela le entrega un juguete con lo que logra calmarlo Lautaro toma el juguete y lo tira mientras su abuela vuelve a levantarlo el vuelve a tirarlo el moviliza su cuerpo hacia el objeto , hasta que el niño ve llegar nuevamente a la madre y comienza a buscarla con la cabeza, la madre le habla dulcemente y el niño se ríe. Después de cambiarlo la madre lo toma en sus brazos y comienza a mecerlo el niño esta tranquilo apoyado sobre el pecho de su madre.
 
Desarrollo cognitivo:
 
Estadio 3: acciones dirigidas a objetos con preintencionalidad (4-8 meses)
repetición de adaptaciones casuales que no habían sido anticipadas por el bebé antes de sucedidas pero que al producir un efecto "interesante" motivan su reiteración. Es decir que ahora el niño no se ocupa solamente de sus propias actividades corporales, sino que se interesa en el efecto producido por ellas en el ambiente exterior. Se observa como el tira el objeto para que su abuela vuelva a levantarlo
 
Desarrollo psicomotriz:
A los seis meses es posible que el niño se mantenga sentado sin apoyo, demostrando que el control motor ha progresado a la zona dorsal. Esto supone una novedosa modalidad en las condiciones de control visual del mundo, e implica un primer cambio hacia el plano horizontal de visión, ya que antes la percepción del bebé se limitaba, la mayor parte del tiempo, a las formas que aparecían en la cuna por encima de él, y desaparecían tan inesperadamente como habían surgido de la “nada”
En posición sedente el proceso se inicia más tarde, coextensivamente con el dominio del control postural: entre las doce y las dieciséis semanas un cubo colocado delante del niño, provoca apenas una mirada fugaz. A las veinte semanas la mirada se vuelve activamente hacia él y aparecen movimientos que generalmente culminan en un contacto manual con el objeto. La prehensión se inicia a las veinticuatro semanas, y conduce rápidamente a la manipulación sobre la mesa y al pasaje del objeto de una mano a la otra.
 
Desarrollo emocional:
Se entiende por “vida afectiva” a la que comprende todas las respuestas posibles frente a estímulos que nos "afectan'' o desequilibran (hambre, dolor, etc) Las reacciones emocionales son:
Miedo: apnea, reflejos de prehensión, parpadeo y llanto, producido por privación brusca de la base de sustentación (esto es, la privación de las condiciones habituales de ser en el mundo), ruidos fuertes, movimientos bruscos aplicados durante el sueño.
- Ira: rigidez corporal, movimientos bruscos de los cuatro miembros, apnea y llanto, producido por obstaculización de los movimientos.
- Amor: sonrisa (y hasta cese del llanto), arrullo, extensión de los brazos, producido por caricias en zonas "erógenas", movimientos suaves mecedores, palmoteo, etc.
el llanto, una de las primeras manifestaciones claras de rechazo del estímulo. El niño llora por ausencia de su madre, por hambre, por dolor, etc. A la vez el niño al ver a su madre sonríe. La sonrisa social puede ser considerada un precursor evolutivo de los sentimientos, ya que es una respuesta emocional que evidencia un movimiento afectivo despertado por seres humanos o por sus sustitutos. El bebé que sonríe ante la voz de su madre está anticipando el "dar" de su futuro desarrollo afectivo, pero es tan amor la motivación de su conducta.
 Un objeto transicional es un objeto material en el cual un infante deposita cierto apego, en este caso es un pañuelo, que tiene funciones psicológicas importantes, sobre todo al pretender dormir, cuando se esta sólo. Funge como un objeto que suple ciertas funciones de la madre cuando ésta está ausente. Constituye una fuente de placer y de seguridad para el infante que suele apretarlo, tenerlo cerca y hablarle. Permite al infante constituir un área intermedia entre el mismo y otra persona o entre el mismo y la realidad. El objeto transicional es a la vez objetivo y subjetivo, objetivo por que se constituye sobre un objeto real, subjetivo por que se le dan y atribuyen funciones en el campo de la imaginación
 
Relación madre-niño:
 
Dependencia del pecho materno para la nutrición, y de la protección parental para la seguridad más elemental. En ese momento no hay motricidad voluntaria, ni pensamiento, y "el niño se encuentra fisiológicamente unido a la familia".
 Durante este primer año de vida, el niño logrará, progresivamente, no inquietarse cuando la madre se aleje de él, ya que esta vicisitud interaccional se ha vuelto previsible, y por lo tanto, inteligible.
 

 

ANALISIS

Observación:

Lugar: colectivo, línea 168

Situación: padre con su hijo de 2 años

El padre esta sentado con su hijo en la falda, el nene tiene una autito de juguete el cual hace rodar por el respaldar del asiento de adelante y contra el marco de la ventanilla, parece muy concentrado en su juego y esta tranquilo.

Después el nene golpea el autito contra la ventanilla del colectivo y el papa le dice que no haga eso y que si se le cae el autito lo va a perder, entonces el nene agacha la cabeza y se pone serio, teniendo el juguete en sus manos y mirándolo con detenimiento.

Luego de un momento, se lo da al padre para que lo guarde, el mismo mete el autito en una mochila, agarra al nene y lo acomoda sobre su falda, el nene se apoya sobre el papá y mira fijamente a la gente que viaja en el colectivo, girando la cabeza para mirar a ambos lados del pasillo. Después apoya la cabeza sobre su papá y se queda quieto con la mirada perdida, parece tener sueño.

 

Análisis:
Introducción
La Evolución es un proceso continuo-discontinuo, es decir, un proceso que consiste en  extensos períodos de cambio lento, interrumpidos por otros, más breves, de transformación rápida. Tales períodos mantienen ambos una misma dirección: hacia un nivel de organización cada vez más compleja.
 Si tenemos en cuenta la observación del niño de dos años, podemos ver el desarrollo de la exploración autónoma que alcanza con el dominio locomotor. Esto lo conduce a duros enfrentamientos con el medio principalmente con los progenitores (su padre en este caso), aparecen de forma sorprendente para él, los "No” difíciles de entender para quien todavía no puede comprender la diferencia entre esta actividad que termina por ser reprimida, y la anterior que era estimulada con entusiasmo, como cita la bibliografía consultada. Esto es lo que se ha denominado "crisis de negativismo" del segundo y tercer años de vida.  (En la observación: “… el nene golpea el autito contra la ventanilla del colectivo y el papa le dice que no haga eso y que si se le cae el autito lo va a perder, entonces el nene agacha la cabeza y se pone serio…)
Otra consecuencia importante del desarrollo psicomotor,  haciendo referencia al progreso cefalocaudal del control muscular, es la atribución sobre el desarrollo cognitivo.
Refiriéndonos a la observación,  podemos notar que el niño ya cuenta con intencionalidad, noción de objeto, control sobre la extensión de sus dedos, y adecuados procesos de identificación; en suma, especulemos que al "dar" sabe lo que hace. Por otra parte las expresiones de cariño van siendo primordiales y paulatinamente cuantiosos: caricias, besos, abrazos...etc. (En la observación el nene se recuesta sobre su padre, lo cual se puede interpretar como una sensación de protección y de afecto mutuo)
Si examinamos los pasos del desarrollo cognitivo, los cuales fueron referidos anteriormente, observamos que, considerando los diferentes estadios del periodo sensoriomotor  (0-2 años), coincide con el estadio 6 en este caso; el cual a su vez corresponde a estadio de representación e invento de soluciones. Los otros estadios son los siguientes:
Estadio 1: conductas reflejas (O-1 meses)
Estadio 2: experiencia y coordinación (1-4 meses)
Estadio 3: acciones dirigidas a objetos con preintencionalidad (4-8 meses)
Estadio 4: intencionalidad (8-12 meses)
Estadio 5: experimentación en busca de nuevos medios (12-18 meses)
Estadio 6: representación e invento de soluciones (18 meses en adelante)
En la observación:
“…el papa le dice que no haga eso y que si se le cae el autito lo va a perder, entonces el nene agacha la cabeza y se pone serio, teniendo el juguete en sus manos y mirándolo con detenimiento…)
“…se lo da al padre para que lo guarde, el mismo mete el autito en una mochila…)
El periodo sensoriomotor es llamado también prelinguistico. Existe un lenguaje verbal pero no el propiamente dicho, la actividad es práctica y puramente refleja, sin distinción entre yo y no-yo, toman un papel importantísimo las representaciones mentales de los objetos del medio, indudable soporte del pensamiento futuro.
A partir de esta edad, es en la que se produce uno de los cambios sustanciales del desarrollo cognitivo del niño: comienza la manipulación de objetos materiales acompañada de cogniciones de otro tipo más simbólico o irreales.
Es en este periodo que se destacan las siguientes características, a saber:
v     Egocentrismo: Incapacidad para adoptar el punto de vista de los demás, para percibir la necesidad de justificar su propio razonamiento, para descubrir contradicciones en su lógica, de pensar en su propio pensamiento.
 
v     Centración: Atención limitada a un solo aspecto o rasgo del objeto con la correspondiente distorsión de su realidad. La comparación entre dos objetos se realiza sólo por la consideración de una sola de sus dimensiones.
 
v     Fenomenismo: Atención dirigida hacia los estados y no hacia las transformaciones sucesivas de los mismos. Resultado: un pensamiento estático, inmóvil, que no puede seleccionar los dibujos representativos de las diversas posiciones que ocupa un objeto cayendo hacia el suelo aún habiendo presenciado el experimento de la caída.
 
v     Pobre equilibrio asimilación/acomodación: Inestabilidad cognitiva y afectiva, con abundantes contradicciones sucesivas.
 
v     Dependencia extrema de la acción: Si el pensamiento es acción internalizada, en esta etapa la acción ejerce una influencia tal sobre el pensamiento, que éste puede considerarse reducido al mero experimento mental.
 
v     Irreversibilidad. El niño está centrado en un solo rasgo y no atiende a las transformaciones, pero además porque no puede realizar mentalmente el camino de vuelta de la acción observada.
 
      En este caso esto se ve en la comunicación del nene y su padre puesto que el nene es capaz de interpretar lo que el padre la dice y responde así como responde a gestos y movimientos del mismo. También se pueden apreciar alunas de las características de esta etapa ,por ejemplo el egocentrismo y la centracion ,en cuanto al primero el nene no entiende muy bien por que el padre lo reta al golpear el autito si no lo hizo cuando lo hacia rodar por la ventanilla, el nene esta muy concentrado en si juego a tal punto que parece inmerso en el .
El juego:
 Los primeros juegos no emplean ninguna forma  de material, y son simplemente ejercicios de las diversas funciones corporales. Son los que Ch. Bühler denominó "juegos funcionales", y en los que Chateau encontró que se daba "algo fijo y estereotipado". Se trata de juegos primarios, que, en esencia, difieren poco de los que se observan en diversas especies animales.
 Algo más adelante surgen los denominados "juegos hedonísticos", basados tan sólo en la obtención de placer sensorial o motriz.  Este tipo de juego no desaparece nunca sino que pasa a integrarse con los otros como uno de sus componentes básicos. En este orden de ideas cabe recordar que la obtención de placer no ligado a ningún fin fisiológico "utilitario", es un esquema matriz desde el que luego se diferenciarán juego y sexualidad, como dos formas de desarrollo de una misma raíz ontogenética. 
 Todavía fuera de la categoría de los juegos reglados van apareciendo más tarde los juegos "de desorden", con sus variantes "de destrucción" y "de arrebato". También es si bien en éstas se da con una modalidad más pura, mientras que en el homo sapiens adquiere nuevos significados, como el desquite por frustraciones sufridas, y, sobre todo, el de constituir un primitivo modo de autoafirmación. La otra variedad de juegos "de desorden", la que recién quedó designada como juego "de arrebato". Al juego funcional se le ha hecho un agregado hedonístico que se realiza sobre nuevos niveles de control motriz y de interacción social. En este último sentido puede decirse que estos juegos, todavía bastante individualistas, significan ya un contacto con el otro y el correspondiente intento de controlar la situación.
Inmediatamente aparecen los "de construcción", regidos al principio por la exploración de la propia motricidad, y luego -gracias a ella- puestos al servicio de la necesidad de orden y exploración del medio exterior. Superpuestos a los anteriores pueden observarse los "de regla arbitraria", progresivamente infiltrados en los "de imitación"
  Desde mediados del segundo año de vida aparece el juego simbólico
  La forma más compleja de actividad lúdica es la que se rige por reglas estables. Dichas reglas se van imponiendo progresivamente sobre la impulsividad infantil, la cual es responsable de que, por lo menos en un comienzo, los jugadores necesiten la intervención de los adultos o de niños más grandes para el sostenimiento del cuerpo normativo. Poco a poco esta presencia será sustituida por la imitación, y luego por la identificación, con lo que las reglas terminan siendo asumidas por cada uno de los participantes, y por el  grupo.
 En este caso el nene ya ha pasado por las primeras etapas del mismo como son el juego funcional, el hedonístico, los de destrucción y construcción y puede verse que ha comenzado el juego simbólico sin embargo los otros siguen estando presentes aunque subyugados. Esto se ve cuando el nene juega con el autito y lo hace rodar contra el respaldo y la ventanilla, se puede suponer por su concentración que para el representa una situación real, sin embargo cuando golpea el autito podría decirse que el juego ha vuelto a una etapa destructiva con esto podríamos afirmar que este desarrollo no es rígido sino que avanza yendo y viniendo de una etapa a la otra, y así evoluciona paulatinamente.
La situación no permite analizar si existe un desarrollo mas avanzado del juego grupal pero es posible que si puesto que en los aspectos individuales el desarrollo del nene coincide con lo esperado para su edad.
En  conclusión, el nene observado entraría dentro de los parámetros normales para su edad ya que a partir de sus acciones y comportamiento se puede inferir su nivel de desarrollo y relacionarlo con las diferentes etapas que se citaron mas arriba, las cuales coinciden con su edad.  
 
 GUIZZETTI ANDRES

 

 


tercera observacion

Lugar:casa

Situacion: sobremesa con mi hermana de 4 años

Juliiana se sienta ver la television, durante un rato no habla ni molesta y esta tranquila mirando divujos animados, despues agarra un cuaderno que usa para dibujar y un estuche de fibras. Yo le pregunto que es lo que va a dibujar y me dice que va a hacer una jirafa, pero enseguida se da cuenta que no le sale. Entonces me dice que la jirafa no le sale y que va a dibujar una tortuga, me pide que le destape una fibra por que ella no puede y comienza a dibujar,hace el caparazon pero las patas le salen muy grandes. En ese momento me dice que no le salio, yo le digo que pruebe otra vez ,ella lo hace del otro lado de la hoja con los mismos resultados. Entonces me dice que la ayude, le divujo el contorno de la tortuga y le digo que la pinte,ella lo hace con vastante prolijidad, salvo porque aprieta mucho la fibra contra el papel. Yo la dejo divujando y le digo que me lo muestre despues.

Guizzetti Andres

Observación

OBSERVACIÓN Y ANÁLISIS DE LAS CONDUCTAS Y ACTIVIDADES DE UN NIÑO DE EDAD ESCOLAR.

Observación
La observación se realizó en un niño varón de 6 años de edad, llamado Sebastián, de nacionalidad estadounidense, que actualmente vive en Argentina desde hace 6 meses. Es hijo de padres argentinos, por lo que su lengua natal es el castellano. La observación se realizó bajo el contexto de una reunión familiar por el cumpleaños de una de mis tías, por lo que estaba presente gran parte de mi familia.
Al inicio de la observación, Sebastián se encontraba jugando en el jardín de la casa con sus primos de 8 y 3 años de edad. Él era el más activo de los tres, si bien no era ni el mayor ni el menor de todos. Corría con un sombrero de bombero de un lado para el otro y con una espada de plástico en su cintura. Mientras corría gritaba bastante, se hacía notar bien su presencia en el juego y en la casa, ya que los otros primos corrían y jugaban, sí, pero lo hacían de manera más tranquila que él. Mientras tanto el novio de mi prima, que estaba sentado en el jardín, recibió de repente y desde la espalda un gran golpe de parte de Sebastián con la espada de plástico. Al golpearlo, Sebastián hace ruido de explosiones, se ríe, le pega nuevamente 2 o 3 veces y cuando mi prima lo reta, él se ríe y sale corriendo.
Luego, siguen jugando los 3 por el jardín hasta que empieza a oscurecer, y dejan de jugar afuera. Deciden entrar a la casa y el mayor de mis primos le pide a mi tía que les dé hojas para dibujar y lápices. Ella se los da y él comienza a dibujar. Sebastián que no estaba dibujando, ve que sus otros primos están dibujando y se acerca rápidamente, les roba unas hojas y empieza a dibujar tranquilamente al lado de ellos. Sebastián usa muchas hojas de papel y escribe de un lado sólo de cada una de ellas, por lo que mi tía le dice que use menos y que las use de ambos lados, pero él no hace caso, y sigue pintando sin ni siquiera mirarla. Esta muy concentrado. Yo me acerco en ese momento y le pregunto a Sebastián que es lo que estaba dibujando. Me dijo que era un barco y me di cuenta, porque era un dibujo bastante claro. En otra hoja luego dibuja un gato, según me dijo, aunque era un dibujo bastante parecido al anterior del barco. Con los colores no respetaba muy bien los bordes para pintar, pero de todas formas, eran buenos dibujos.
Luego de un rato en el que siguió dibujando, empezó a doblar la hoja de uno de sus dibujos. Le pregunto entonces si sabía hacer aviones de papel; se quedó mirándome fijo y no me supo contestar. Le dije que si quería le hacía uno y me dio en seguida una hoja para que lo haga. Le hago el avión y no me deja terminarlo sacándomelo de la mano y lo tira al aire. Le encantó y me pide que le haga más, pero le digo que juegue primero con ese y después le hacía otro. Como veo que había quedado con bastante punta, se lo pido y se la doblo para adentro y se lo devuelvo, por las dudas que lastime a alguien. Él se percata de lo que hago y evidentemente de por qué lo hacía, y cuando se lo devuelvo, se aleja y lo primero que hace es ponerle la punta de nuevo para afuera; me mira de lejos y se ríe. Luego le hago 3 aviones más pero diferentes y se pone a jugar muy entretenido afuera. A uno de los aviones le pinto las alas con fuego y le encantó. En seguida se puso a pintar tal cual los otros aviones. Luego, sus primos se van y se queda solo jugando afuera con sus avioncitos de papel.

Análisis de la observación.
Antiguamente no estaba muy claro cuándo una persona dejaba de ser niño. Es recién a fines del siglo XIX cuando se produce la investigación de las características únicas del psiquismo infantil. La niñez comienza entonces a ser reconocida como una etapa especial en la vida del hombre, y se convierte en objeto de estudio.
En Sebastián vemos como se desarrolla la progresión cognitiva, que es una fiel indicadora del logro de la conciencia reflexiva, según la tendencia a una mayor complejidad organizativa consciente del niño. Hay una gran capacidad reflexiva, ya que vemos en un comienzo de la observación un Sebastián muy alterado y activo, pero que cuando tuvo la posibilidad de sentarse, serenarse y dibujar, dejó la agresividad y los estímulos externos y realizó tranquilamente dibujos muy ricos en calidad.
En cuanto al desarrollo de la socialización, podemos decir que es un niño sin problemas aparentes, ya que jugó mientras estuvieron, con sus primos que tenían edades variadas. Esta dirección implica, sucesivamente, la posibilidad de separación de la madre, la integración en grupos progresivamente más amplios, la pérdida de la posesividad en las relaciones personales, la creciente comprensión de los sentimientos ajenos, la valorización de la propia integración en los grupos y el hallazgo de sentido de los mismos, el reconocimiento de pertenecía institucional, y, a través de interacciones progresivamente flexibles, el perfeccionamiento del amor fraterno. En ningún momento de la observación Sebastián fue con su madre para nada, es más, por lo que vi y lo que se personalmente, tiene poco interacción con su madre y su padre, cosa que denota la madurez mental que ha desarrollado ya en esta etapa.
Es por esto que podemos abordar el concepto de “crisis y duelo”. Toda crisis supone dejar atrás algo para nacer a una nueva etapa. Esto ocurre u ocurrió claramente con su madre. La consecuencia de este fenómeno (la necesidad de aceptar la pérdida de lo que se deja atrás) se puede asimilar a lo que ha recibido el nombre técnico de "elaboración del duelo". El duelo que acompaña a estas transiciones se hace más evidente en las grandes fases de crisis, como la de "negativismo" del segundo y tercer año de vida, o la de identidad de la adolescencia. El logro de un nuevo equilibrio, en otro nivel de complejidad, contribuye indudablemente a una elaboración más completa del duelo. Por el contrario, la incapacidad de lograrlo, el excesivo nivel de satisfacción obtenido en el estadio anterior, o bien ambos factores en conjunto, pueden contribuir a una inhibición del desarrollo, cosa que no manifiesta Sebastián en ningún momento.
El pensamiento abstracto y conceptual de Sebastián, se lo ve bien con la capacidad que tuvo de serenarse para dibujar y crear figuras desde su mente y darles sentido tanto para su percepción como para los demás, al explicar que era lo que había plasmado en el papel. Ya como etapas muy superadas han quedado atrás en su niñez el desarrollo de la prensión, igualándose la capacidad extensiva de los miembros con la flexiva que domina los primeros meses de la vida del niño. Sebastián muestra una capacidad motriz elevada y acorde a su edad en estándares normales.
Él usa su mano izquierda para dibujar siempre. Con la derecha sujeta la hoja de papel. Esto habla de la etapa inicial de escolaridad en la que de una forma u otra, el niño se ve forzado a elegir una de las partes de su hemicuerpo para desarrollar algunas de las actividades que descubrirá en esta etapa de la vida. Comienza no sólo la escritura ya más desarrollada, sino que aparece el deporte, y con esto, la predilección de una de las piernas y una de los brazos por sobre el otro. Como dice el Dr. Maffei:
“…Mucho se ha hablado de la lateralidad en el ser humano, y mucho se ha mitologizado al respecto, de manera que el panorama de la información resulta desalentadoramente abigarrado. Como nuestra cultura exige que en la etapa subsiguiente a ésta, es decir, la escolar, se aprenda a escribir, el previo proceso de definición del hemicuerpo dominante adquiere popularmente mayor relevancia. Creemos que equivocadamente se ha intentado someter a cada sujeto a un entrenamiento excluyente, y si bien ya no es tan frecuente que se exija el uso de la mano derecha, lo es todavía que se oriente al niño al uso de una sola mano. Sin embargo la experiencia ha demostrado fehacientemente que hay una mejoría en las destrezas motrices cuando a niños o a adultos se los entrena también en el uso de la mano no preferida. La elección de esta mano parece ser un rasgo hereditario recesivo, aunque sometido también a influencias culturales. Puede afirmarse por fin que la preferencia por mano, ojo y pie, es un proceso complejo, cuya importancia clínica y social ha sido hipertrofiada por una información parcial y no adecuadamente actualizada...”
En cuanto al momento en el que Sebastián agrede con su espada de plástico al muchacho sentado, podemos hablar de una aparente agresividad. Esta agresividad característica de esta etapa de la vida, y sobre todo en los varones, tiene embestiduras variadas, tanto aquellas que provienen de la identificación social y cultural del “macho” así como de los mandamientos indirectos que pueda recibir de su padre. También hay una cuestión importante en la manifestación de esta supuesta agresividad, y es la de la superación de ciertos miedos y falencias, las cuales el infante canaliza mediante la expresión física de la agresividad. Cito a Maffei:
“…Durante el período escolar puede comprobarse con mayor facilidad algo cuya existencia en realidad se remonta a la etapa anterior: el aumento de la agresividad está en relación directa con la inseguridad y con algunas necesidades físicas (hambre, cansancio). La agresividad, sin embargo, se manifestará sólo a través de los medios expresivos permitidos, no solamente por el grado de maduración, sino también por la censura del medio social actuante a través de las prohibiciones parentales. Al respecto agreguemos que ante estas prohibiciones, los pequeños (en especial los varones) trasladan sus conductas agresivas a la sociedad de sus pares, ya sea en forma directa o sublimada (juegos y deportes violentos, etc), debido a que en ese contexto se encuentran más permitidas, y hasta a veces valorizadas. En este punto el progenitor masculino suele contribuir a la ambigüedad de las normas. Ambigüedad favorecida por una conducta ambivalente frente a las peleas de su hijo varón: simultáneamente reprobación y orgullo mal disimulado. Si a ello le sumamos la aceptación implícita de muchas formas de destructividad en una cultura en que la competitividad agresiva forma parte de las pautas normales de la interacción social, concluiremos que pueden darse las más variadas situaciones para el desarrollo y sostenimiento de la agresividad, tanto benigna como maligna. En este sentido nos hemos preguntado en algunas ocasiones: ¿en qué medida se integra en el modelo de identificación del niño un papá que leyendo el periódico, y refiriéndose a cualquier grupo humano expresa con cierta vehemencia: “¡a éstos habría que matarlos a todos!”?...”

Martín Ignacio Buffa

La observacion fue realizada

La observacion fue realizada en el colectivo cuando volvia de la facultad. Eran dos chicas de aproximadamente 15 -16 años. Estaban vestidas con ropa de colegio, venian hablando de sus respectivos novios. A una de las chicas le suena el telefono, era su mama y le cuenta que ya habia salido del colegio que estaba yendo para su casa con la amiga y le pide que le prepare algo para comer. Comienzan a programar la salida del fin de semana y a las pocas cuadras se bajan del colectivo.

Garcia Rosana

La observacion fue realizada

La observacion fue realizada en el colectivo cuando volvia de la facultad. Eran dos chicas de aproximadamente 15 -16 años. Estaban vestidas con ropa de colegio, venian hablando de sus respectivos novios. A una de las chicas le suena el telefono, era su mama y le cuenta que ya habia salido del colegio que estaba yendo para su casa con la amiga y le pide que le prepare algo para comer. Comienzan a programar la salida del fin de semana y a las pocas cuadras se bajan del colectivo.

Garcia Rosana.

Edad: AdolescenteLa

Edad: Adolescente
La observación comienza en un negocio de comidas rápidas,
3 chicos de ultimo año de secundario están esperando que les
entreguen su pedido, uno le cuenta a los otros dos como estaba
chamuyandose a una compañera y les mostraba los mensajes que se
enviaban por celular. Los otros lo felicitaban y uno dijo no poder
creer como esa chica le daba bola a lo que contesto que seguro era
 por su facha. A continuación le entregaron su pedido y se
fueron mientras el chico decía que hoy se vería con ella y luego
les contaba lo que paso.

Sebastian Galban

Adolescente, Candela 16 años

Adolescente, Candela 16 años:
Era viernes y fui a la casa de una de mis amigas a cenar, mientras estaba ahí me puse a observar a Candela adolescente de 16 años, ella se estaba preparando para salir mientras nos contaba a nosotras lo que le estaba pasando con su novio, se probaba un pantalón y otro diciéndonos que nada de lo que se ponía le quedaba bien, a todo esto se encontraba hablando con una amiga por el MSN consultándole que se iba a poner y donde iban a ir, hacía todo junto. En un momento sube su mamá para decirle que el diez minutos su padre la iba a llevar a la casa de su amiga en donde se juntaban, por supuesto no estaba lista empezó a apurarse y nos pedía que la ayudemos, una le planchaba el pelo mientras otra la ayudaba a elegir ropa. Así termino quince minutos después para que su papá la lleve hacia el lugar en donde se juntaban
Damiani Valeria
 

Observación de niño en edad secundaria

Situación: Julieta de 15 años de edad en un cumpleaños familiar.

Julieta llega al cumpleaños junto a sus padres. Apenas entra, saluda a la cumpleañera con un fuerte abrazo y un beso, le da el abrigo a su mamá para que lo guarde y empieza a saludar a todos los presentes muy agradablemente. Luego pregunta por "las chicas" (las otras hijas del grupo de su misma edad) y va hacia donde están ellas. Cuando la ven, todas se paran, comienzan a gritar y la abrazan. Se sienta al lado de una ellas como cerrando la ronda que habían hecho (apartadas del resto de los chicos) y comienzan a hablar todas a la vez. Hablan, gritan, se muestran cosas del celular, se ríen y parecen estar desconectadas de la situación que las rodea. De repente ella se para a buscar algo de tomar y mi hermano le hace un chiste, ella lo mira, hace una sonrisa (media de compromiso) sin entablar ningún tipo de relación y vuelve a sentarse con las chicas. Siguen hablando como si estuvieran solas. En ningún momento se desconecta de esa situación. Al rato aparece la mama preguntándole el nombre de alguien y ella le contesta sin mirarla y haciéndole gestos con la mano como para que se fuera. Siguen hablando entre ellas.

Tabatha Crocitto

Edad: Adolescencia

Lugar: Salida del colegio.
La observación fue realizada sobre dos adolescentes de 17 años aproximadamente, de sexo femenino. Recién salían del colegio. Lo primero que hizo una de ellas es sacarse la camisa por fuera de la pollera. Mientras que la otra una vez llegado a la esquina observo para la puerta del colegio y enseguida encendió un cigarrillo. Al poco tiempo llegaron otras 2 amigas y comenzaron a reírse entre ellas y a gritar. Por lo que se escuchaba hablaban del chico que le gustaba a una de ellas en un tono de burla. Luego de unos poco minutos la chica que se encontraba fumando tiro el cigarrillo y cambio sus zapatos por unas zapatillas que traía en la mochila. Finalizado esto se retiraron caminado todas ellas.

CASTAÑO, Matías

Facundo, ocho años:


Niño de ocho años de edad, Facundo:

Llego del colegio a las tres de la tarde, tiro su mochila en el piso, mientras iba sacándose la ropa la mamá le preguntaba como le había ido en un prueba que había tenido ese día, Facundo sin mirarla le dice “no se mamá” luego de esto la madre le dice que vaya arriba a cambiarse porque en un rato ya venía a buscarlo su papá para ir a ingles, le dijo a la madre que no quería ir que no le gustaba y la mamá le dijo que tenía que ir que era su obligación y agrego anda juga un rato que te queda tiempo y después te vas, de esa manera sube tranquilo y juega a la play station sin moverse, a todo esto su madre desde abajo le decía Facu cambiate que ya vienen a buscarte, el no le daba interés a lo que dijo su madre.

 

Valeria Damiani

 

Niño de 11 años Matías llega

Niño de 11 años

Matías llega de entrenar (fútbol), deja la mochila y el abrigo tirado en el piso y va a la cocina a buscar algo para comer, la madre lo reta por tirar la ropa, le dice que la junte mientras ella le prepara la leche.
Se sienta en la mesa a merendar y su hermano le pregunta como le fue, dice que se peleo con un compañero por que el le pego sin querer cuando le quería sacar la pelota y el otro se enojo y que por esto el profesor los mando a los dos a sentarse.
Cuando termino de merendar se sentó frente al televisor, predio la playstation y se puso a jugar, la madre le dice que tenia que hacer la tarea a lo que contesto que en un rato cuando terminara de jugar la hacia.

Sebastian Galban

NIÑO PRE ESCOLAR

La observación es realizada en el colectivo, llega el padre con su hijo en brazos y se sientan al lado mío, sentándose el niño en el regazo del padre, miro al pequeño y le sonrío a lo que el responde con una sonrisa, yo me pongo a leer el me sigue mirando unos segs. mas y comienza a mirar a su padre luego al frente, a los costados y por ultimo se para para mirar por sobre el hombro de su padre hacia atrás y luego de toda esta observación se vuelve a sentar sobre el regazo del padre, este le dice que van a lo de la abuela al niño se lo ve contento por esto. El pequeño esta comiendo un helado y cuando lo termina se limpia las manos con su ropa, el padre al ver esto lo reta ( se lo ve muy enojado) y comienza a limpiar la ropa del niño de una manera brusca  mientras sigue reprochándolo y diciéndole vamos a ver a la abuela, el niño se pone mal así que lo miro y le sonrío, esto lo pone mejor, sigo leyendo así que el se para sobre el padre y me toma el flequillo, lo suelta y me sonríe picadamente, el padre lo reta pero al ver que yo sonrío mientras miro mi cuaderno no le dice mas nada, el niño se vuelve  a sentar mirando al frente y a los costados viendo hacia fuera  del colectivo, cuando estamos por llegar a mi parada el padre le di ce al niño que ya están por llegar a lo de la abuela

 

MARQUEZ Marilyn Ann

NIÑO 7 AÑOS


El hecho transcurre en el living de casa, se encuentran mis cuatro hermanos, mi primo Guido de 7 años que es único hijo y  mis tíos que vinieron a pasar la tarde.

A todos los varones les gusta jugar un jueguito de fútbol que Guido le pide a mis hermanos que jueguen, así que prenden la consola y comienzan a jugar tranquilos Guido y uno de mis hermanos mas grandes, mi hermano comienza a ganarle a Guido por lo que este se pone de mal humor y  cuando termina ganándole el partido se enoja y  tiene la intención de tirar el control por lo que rápidamente se lo quitan y  este golpea la mesa, dice que quiere jugar otra vez para poder ganarles, le dicen que se tranquilice que no se puede poner así por perder. Cuando Guido logra tranquilizarse le juega mi otro hermano al mismo juego y vuelve a pasar lo mismo por lo que deciden no seguir jugando y salen al patio a jugar al fútbol, arman dos equipos y se les une el padre de Guido  para que sean 3 y 3, Guido corre la pelota todo el tiempo y cuando mete un gol se pone súper contento y lo festeja corriendo y gritando gol, cuando le meten un gol a su equipo se enoja un poco y cuando le vuelven a meter otro gol se enoja un montón, en ese momento el padre de Guido lo reta y le dice que no sabe perder y que así no se puede jugar, que nadie va a querer jugar con el y que tiene que aprender a perder por que es normal, Guido sigue enojado y se sienta a un costado, todos siguen jugando y no le dan mas importancia por lo que Guido vuelve a entrar a la cancha al ratito cuando ya esta mas calmado pero le vuelve a pasar lo mismo.

MARQUEZ Marilyn Ann

 

Edad escolar

Lugar: club.
La observación fue realizada sobre dos niños de 9 años de edad aproximadamente. Los mismos se encontraban jugando al fútbol. Cada uno escogió el nombre de un futbolista conocido “Messi” y “ Riquelme”. Estaban vestidos ambos con la indumentaria de la selección Argentina. Una vez que comenzaron a jugar se los veía muy compenetrados. Uno de ellos relataba el partido mientras jugaban repitiendo siempre el nombre de los 2 futbolistas. El juego duro aproximadamente unos 10min. Luego de pasado ese tiempo uno de los niños se dedico a burlarse del otro porque le iba ganado por una amplia diferencia. Cansado de esta actitud el otro niño decidió sentarse en el medio de la cancha y no jugar más con una expresión de fastidio. Mientras el vencedor seguía jugando alrededor suyo y realizando chistes. Al poco tiempo la madre los llamo y se retiraron ambos.

 

CASTAÑO, Matías

Ramiro, mi sobrino

Tiene 5 años y medio. Cumple 6 en junio. Empezo primer grado este año.
El lugar de observacion fue en la casa de mi hermana (su mama), el viernes al mediodia cuando llegaba del colegio.

Yo estaba en su casa hablando con mi hermana y esperando a que llegue Ramiro del colegio. Ni bien llega, saluda a mi hermana, entra corriendo, tira la mochila en el piso, se saca los zapatos , me saluda rapido, se sienta en el sillon y pide por la play, muy acelerado. Primero mi hna le pregunta como le fue en el colegio, el dice que bien. Le enchufa la play por un ratito hasta que esta lista la comida. Al ratito le dice que se siente a comer. Primero protesta y se enoja, dice que no quiere comer ya que quiere seguir jugando a la play. Entonces su mama le dice que no, que apague la play y se siente a comer. Finalmente después de varios intentos, hace caso, se sienta y come rapido. Durante la comida, le pregunto que hizo en el colegio y dice que jugo con su mejor amigo Maximo en el recreo, y que su maestra le mando como tarea a recortar palabras, y me dice que eso es lo que mas le gusta de la tarea. Sigue comiendo, mientras que mira los dibujitos y asi se va calmando.

Garcia Rosana.

Nena de 4 años y 3 días.

Observación fue realizada en la casa de la nena, Ludmila de 4 años y 3 días, quien vive en una casa del barrio de Almagro con su mamá Romina ( 28 años) y su papá Pablo (29 años).
Su mamá comenta que asiste a jardín de 4 en el colegio Santa Cruz. Le gusta ir y jugar con sus compañeritas y compañeros.
Comienzo de la observación 16:45 hs hasta las 17:00 hs.
Ludmila había llegado del jardín hacia media hs ya que viven a 3 cuadras del mismo. Había terminado su merienda minutos antes de mi llegada.
Ella se encuentra en su cuarto jugando con sus muñecas. Está parada de espalda a una mesita cuadrada con sillitas donde hay muñecas sentadas jugando a la maestra. Habla y hace cuentas (de num muy bajos). Se enoja con una de las muñecas a quien llama Carola, porque no quería hacer la tarea.
Deja el marcador y la pizarra. Sale del cuarto y va al living con una cartuchera con lápices y marcadores y un cuaderno. Se sienta en el piso y apoya todo en la mesa ratona. La mamá la reta y le dice que ahí no se juega. Ella agarra todo y lo apoya en la mesa del comedor. Le pide a la mamá que le dibuje un sol porque a ella no le sale tan lindo. Mientras la mamá dibuja el sol, ella va a prender la tele y pone un canal de dibujitos. Vuelve a la mesa y canta mientras dibuja una gran casa roja con árboles. La mamá cambia de canal y pone uno de cocina. Ludmila le dice que ella ahora empezaba su programa favorito, si se lo podía dejar y le hace sonrisa. La mamá la mira, le hace sonrisa y le dice que si. Ludmila la abraza y se sienta en su falda. Se rasca los ojos una y otra vez se tira para atrás apoyándose en el torso de su mamá y de a poco va cerrando los ojos. Romina me dice que siempre Ludmila, duerme una hora cuando llega del jardín.

Daniela Corzo.

nene de 1 año y 30 dias.

Observación de nene de 1 año y 30 dias.
La observación se relizo en la casa del nene cuyo nombre es Juan Ignacio, vive en un dto en Belgrano con su mamá (30 años) Maria julia y su papá (35 años) Diego. A dos cuadras de la casa de su abuela.
Empezamos a las 15:30 finalizando a las 15:45.
Juan Ignacio está sentado en su sillita de comer, en la cocina, observando atentamente un auto que tiene en su mano. Lo mira, sonríe y lo arroja afuera de la silla. Mira a la mama y le extiende los brazos. Ella lo alza y lo apoya en el piso. El nene ve el auto que había tirado y lo agarra de nuevo. Lo mira. Se lo da a la mamá. Se agarra de las piernas de ella y se levanta. Agarrándose de las sillas que estan a su alrededor camina tambaleándose. Pierde el equilibrio y se cae de cola. Mira a la mamá, sonríe y se levanta de nuevo. La mamá lo llama y él la ignora. Agarra una pelota de felpa gigante que está en el piso pero en el intento se cae. Extiende los brazos y la mamá lo alza. Él se estira y la mamá me explica que lo hace porque quiere bajarse. Sentado en el piso mira la pelota y le habla a los gritos sonriendo.

Daniela Corzo.

nene de 2 años

Alumno: Andres Guizzetti

Lugar : colectivo, linea 168

Situacón: padre con su hijo de 2 años

El padre esta sentado con su hijo en la falda, el nene tiene una autito de juguete el cual hace rodar por el respaldar del asiento de adelante y contra el marco de la ventanilla, parece muy concentrado en su juego y esta tranquilo.

Después el nene golpea el autito contra la ventanilla del colectivo y el papa le dice que no haga eso y que si se le cae el autito lo va a perder, entonces el nene agacha la cabeza y se pone serio, teniendo el juguete en sus manos y mirandolo con detenimiento.

Luego de un momento, se lo da al padre para que lo guarde, el mismo mete el autito en una mochila, agarra al nene y lo acomoda sobre su falda, el nene se apoya sobre el papá y mira fijamente a la gente que viaja en el colectivo, girando la cabeza para mirar a ambos lados del pasillo. Después apoya la cabeza sobre su papá y se queda quieto con la mirada perdida, parece tener sueño.

Niña de 4 años Lugar:

Niña de 4 años

Lugar: subte
Se encintraba junto a su madre, quien cargaba a su hermanito de unos 1 años (que se encontraba dormido) y junto a su hermana mayor de unos 7 años.
Regresaban de la escuela puesto que las niñas llevaban mochilas. Ella se encontraba muy inquieta, no se quedaba quieta, cantaba en voz alta mientras bailaba girando sobre su eje. Le proponía cada 2 minutos juegos nuevos a su hermana mayor que se la veía cansada y como esta no demostraba entusiasmo en el juego la niña comenzaba a hablar cada vez mas fuerte hasta podría decirse q estaba gritando, empujaba a su hermana mayor, le daba a sostener su guardapolvo rosa que después comenzaba a tironearle como para comenzar un juego de forcejeo. La hermana mayor aunque cansada jugaba con ella hasta que comenzaron a diveritse las dos de verdad ya que se reían y cada vez se las veía mas entusiasmadas y como ya se encontraban haciendo mucho bochinche y toda la gente comenzaba a mirarlas, la madre al notar esto les llamó la atención, cosa que hizo que las niñas dejasen de jugar. Ante esto la niña comenzó a intentar retomar el juego pero al ver que su hermana no (La hermana mayor acusó recibo y dejó de jugar) volvió a hablarle a los gritos, forcejear con ella y hasta comenzó a pegarle. Como cada vez estaba mas inquieta la madre comenzó a retarla diciendo le que ese no era un lugar para jugar que al llegar a la casa lo hiciese y que dejase tranquila a su hermana que estaba cansada. La niña se calmaba, se callaba y ponía cara de entender y de arrepentida, pero terminado el reto volvía a hacer todo de nuevo. Esto se repito todo el resto del viaje hasta q se bajaron.

Bustamante Ojeda, María Pía

Galo, de 4 años de edad. Sobrino de mi amiga.

Lugar de observación: en la casa de mi amiga.

Galo esta sentado en la computadora jugando con el teclado. La tia le pregunta si esta trabajando. El la mira riendose y le contesta que si. Le pregunta quien trabaja asi, y el le contesta que trabaja como la tia. Le pega al teclado , y juega con el mouse . Sigue jugando con el teclado y llama a su abuela, le dice: “Mira Abú miraa”. Mantiene por un ratito una conversación con su tia, la cual le pregunta: “y como trabajas”. El la mira y le contesta “Asi tiaa” pegandole fuerte al teclado. Concentrado en el teclado, la tia le hace otra pregunta, el no contesta y cuando le vuelve a preguntar le dice: “quee” y ahí contesta.
Al rato se pone a jugar con su hermanito Santino de 2 años. La tia le pone musica y empiezan a bailar. Galo se acerca a su hermano lo abraza, y se pone a cantar. Después lo agarra fuerte de la cara a Santino , la madre le dice que lo suelte y el lo suelta y sigue bailando. Luego la madre les pone dibujitos y se quedan un rato tranquilos atentos mirando los dibujitos.

Garcia, Rosana.

Observación de niño en edad preescolar.

Situación: Niño de 4/5 años de edad volviendo del jardín, en colectivo, con su abuelo.

El niño se sube al colectivo ayudado por su abuelo. El abuelo pide al chofer ambos boletos y cuando va a poner las moneadas en la maquina el niño insiste en ponerlas el. El abuelo lo alza y lo ayuda a poner las monedas. Una señora se levanta y les cede el asiento. El abuelo le agradece y le dice al niño que se siente. Este se queja de que no quiere sentarse ahí sino en un asiento “sin personas”. El abuelo le dice que es el único lugar vacío y que debía aprovecharlo. El nene se enoja, llorisquea y termina quedándose parado. El abuelo le entrega las monedas que le sobraron y le dice que las guarde para su alcancía. El niño agarra las monedas, se saca la mochila, la apoya en el piso, la abre y tira las monedas dentro, luego la cierra y vuelve a ponérsela con ayuda del abuelo.
Se siente en el piso cruzado de piernas y brazos quejándose de que quería un asiento para el solo. El abuelo le dice que ya no quedan asientos vacíos y que debía haberse sentado en el que la señora le ofreció. El niño enojado se queja de que quiere bajar del colectivo. El abuelo comienza a calmarlo diciéndole que no puede hacer “berrinches” dentro del colectivo porque molesta a la gente. El niño se calma y comienza a mirar fijo a la puerta mientras saca la lengua y se humedece los labios. Comienza a quedarse dormido pero el movimiento del colectivo no se lo permite. El no poder dormirse lo molesta y le dice al abuelo que se quiere bajar. El abuelo le dice que aguante un poco más que ya faltaba poco para llegar. Por fin logra dormirse.

Tabatha Crocitto

niño de 4 años de edad

El niño se encuentra en una reunion familiar.

Esta jugando con una escopeta de juguete. Corre entre los invitados. Observa a un grupo de adolescentes fijamente y los apunta con su "arma" con ojos amenazadores. Los adultos lo bromean diciendole que estaba loco y el nene responde: "buh, estoy enojado" y corre hacia la cocina donde estaba su mamá.

Vuelve y su primo le da una gorra y se la deja puesta. Mira a un chico detenidamente y grita "todos con manos arriba, que nadie se detenga" y apunta a cada invitado diciendo "pum". Su padre lo reta, el niño no le presta atencion y su tio le indica que vaya a tirarle a los gatos y juntos van hacia el parque. El niño se esconde tras un arbol.

A pesar de que en la reunion hay mucha gente charlando, el sigue jugando solo. Mira al techo y grita: "ahi hay un gato!"..."pum"..."ahi hay otro"..."pum".

Finalmente se aburrió de la escopeta y comienza a jugar con 1 palo de hockey y una pelota de plastico entre los invitados imitando a los jugadores profesionales.

Soledad Acevedo.

Tiago, niño de cuatro años:

Normal
0
21

MicrosoftInternetExplorer4

Comienzo la observación cuando vamos a retirarlo del jardín de infantes, al salir del mismo corre a abrazarnos primero se dirige a su mamá, luego me mira a mí y me da un beso, mientras íbamos caminando yo fui preguntándole como le había ido en el jardín durante el trayecto jugaba con piedras en la calle, miraba los pájaros y evadía mis preguntas, solo me decía que había jugado, cuando le preguntaba si había jugado con alguna nena directamente no me contestaba era como si no me hubiese escuchado, llegamos a la casa se saca el guardapolvo y se tira en el piso a jugar con unos autitos nuevos que tenía levanta la mirada me mira y me dice “jugamos” la mama le dice  Tiago ¿que queres comer? y el responde chicha puré que en nuestro idioma es salchichas con puré, jugamos un rato hasta que estuvo la comida. Valeria Damiani    

Niño de aproximadamente 3

Niño de aproximadamente 3 meses de edad.
Lugar: Colectivo 102 un domingo por la tarde

Niño varón de unos aproximadamente 3 meses de edad que se encontraba con su padre y su madre, dormido a los brazos de la madre.
El niño realizó muecas y sonidos de quejas, como si algo en su sueño lo estuviese molestando. La madre tuvo un inconveniente con su calzado por lo que decido darle a sostener al padre el niño mientras ella solucionaba su problema. En el momento del traspaso el niño se despertó por lo que comenzó a llorar. Ante esto la madre instantáneamente volvió al niño hacia ella para mecerlo y hablarle con el objetivo de que este se calmase. Cosa que hizo, dejó de llorar y miraba fijamente a su madre, quien no dejaba de sostenerle la mirada. Ella le dio su dedo para que este lo chupase y ver si así el niño retomaba el sueño, sin dejar de mecerlo, hablarle y mirarle. El niño así continuó mirando por un buen rato a su madre hasta que se entregó de nuevo al sueño. Una vez dormido, la madre le pidió al marido que le diese el chupete para el niño y que le arreglase el calzado.

BUSTAMANTE OJEDA, María Pía

Maximiliano, niño de 4 años,

Maximiliano, niño de 4 años, mi sobrino

Comienza la observacion mientras maximiliano esta mirando dibujitos en la television, sus dos hermanos mayores, se 6 y 8 años se acercan al lugar donde esta el y le cambian de canal, Maxi llorando va a buscar a su madre la que le spide a sus hermanos que le dejen la television ya que el estaba mirando antes y no estaba molestando a nadie. Los hermanos se van a jugar al patio de la casa sin objecion. La madre le pone nuevamente los dibujitos y maxi se sienta a verlos. Durante el resto de la observacion mi sobrino se quedo sentado en el sillon mirando los dibujitos y sin prestarle atencion a lo que pasaba a su alrededor.

Sebastian Galban 

Edad preescolar

Lugar: restaurante.
La observación fue realizada sobre un niño de 3 o 4 años de edad. El mismo se encontraba en la mesa de un restaurante almorzando con sus padres y abuelos. Ya habían terminado de comer y los adultos estaban conversando entre ellos. El niño jugaba sin interesarle la conversación que mantenían los más grandes y se entretenía con la cuchara y un muñeco. Realizaba peleas entre ambos e imitaba sonidos de combate. En cierto momento la cuchara se le cae al piso. La madre lo reta. Al chico no parece preocuparle y continua la pelea pero ahora contra otro objeto, el pan. Luego de seguir con los ruidos la madre le saca el muñeco y le dice que no haga más ruido. El niño se enoja y se sienta cruzado de brazos. Al poco tiempo se ríe de una mueca que le hace el abuelo y se pone a caminar por el lugar hasta que se retira la familia.
 

CASTAÑO; Matías.

Lautaro, niño de seis meses:

Comienzo la observación mientras lautaro dormía, le pregunte a la mama cuanto hacia que el niño dormía y me dijo que ya hacia dos horas que era momento que se despertara ya que tendría que tomar el pecho, al rato se sienten gritos y llantos, era Lautaro que tenia hambre, la mamá lo levanta y lo lleva a la cocina donde estábamos todos. Apenas se sienta con el encima Lautaro empieza a buscar el pecho de su madre con la mano, seguía molesto y llorando hasta que  comienza a darle el pecho en ese momento el niño agarra muy fuertemente con su mano un pañuelo que le da tranquilidad, el cual le  había entregado la madre mientras nos decía que sin ese pañuelo el niño no dormía  
La madre termina de darle el pecho y le entrega a Lautaro a su abuela para que lo sostenga mientras ella iba a buscar algo para cambiarlo, se lo noto inquieto en busca de su madre, la abuela le entrega un juguete con lo que logra calmarlo, el niño toma el juguete y lo tira al piso, hasta que ve llegar nuevamente a la madre y comienza a buscarla con la cabeza, la madre le habla dulcemente y el niño se ríe. Después de cambiarlo la madre lo toma en sus brazos y comienza a mecerlo el niño esta tranquilo apoyado sobre el pecho de su madre.

Valeria Damiani

 

Valentino, casi 3 meses, sobrino de una amiga

Lugar de observacion: en la casa de mi amiga

Valentino estaba acostado en la cuna, despierto con los ojos bien abiertos. Se lo veia tranquilo. La mama comenzo a hacerle cosquillas en la mano y en la pierna, y el bebe, mirandola fijo, agarro su remera y comenzo a arrugarla con sus dos manos. De vez en cuando se lo veia sonreir. Mientras la madre le hablaba, el bebe la seguia con su mirada y movia constantemente los brazos y las piernas.

Garcia, Rosana

OBSERVADO: Niño de 9 meses

OBSERVADO: Niño de 9 meses aprox.

CONTEXTO: se encontraba en brazos de su madre, sentada el el sector de espera de unas canchas de fútbol 7 en la localidad de Bella Vista.

DETALLES: Realicé la observación de casualidad durante menos de 15 minutos. No conocía al observado. No tomé nota en el momento, porque fue de imprevisto. Lo recordé y lo pasé luego.

OBSERVACIÓN: El varón de 6 meses estaba bastante calmo al principio. Cuando yo llegué, estaba en los brazos de la madre, sentada en una silla, con un teléfono celular en la boca. El niño agarraba el celular con ambas manos y lo tenía metido en la boca. A veces lo empujaba contra el pecho de su madre y lo agarraba de nuevo y se lo metía en la boca como tratando de morderlo, pero se le iba de costado y no podía. La madre parecía dejarlo hacerlo sin problemas. Ella, mientras tanto, hablaba con otro teléfono celular con alguien. Luego de unos minutos, al niño se le cae el celular al piso y la madre lo trata de agarrar inclinándose. En ese momento el niño la agarra con una de las manos del pelo y parece que fue fuerte porque la madre se quejó que le dolió y el niño no la soltaba; lo tuvo que sacar con su mano. Una vez que agarró el celular que se había caído, no se lo volvió a dar y el niño quiso agarrar el de la madre que estaba hablando todavía con su celular. (Habló en todo momento). Como no se lo dio, se puso como medio cargoso (no lloró) y la madre se levantó y se lo llevó en brazos a caminar por el costado de las canchas de fútbol, terminando así mi observación.

 

Martín Ignacio Buffa

Niña de 3 meses de edad

Lugar: reunión familiar.

La observación fue realizada sobre Olivia, hija de mi prima. Cuando llegue a su casa la niña se encontraba durmiendo muy quieta y tranquila. Luego de unos pocos minutos comenzó a despertarse. Sus movimientos parecían como si algo la perturbara. Luego continúo con el llanto. La madre aclaro que había comido hace poco tiempo y no debía volverla a alimentar. Alzo a la niña para calmarla pero los llantos siguieron. Al poco tiempo la madre se canso y decidió prepararle la mamadera. Una vez que comenzó a darle de comer la niña se calmo rápidamente. Al finalizar la ubico nuevamente en la cuna. Olivia se quedo mirando sus pies y manos en vez de prestarle atención a los juguetes y osos que la rodeaban.

CASTAÑO, Matías

Niño de 6 meses y 15 días.

 

Nombre del bebé: tiago
Edad: 6meses y 15 días
 
Nombre de la mamá: Elisabeth
Edad: 26 años
Ocupación: ama de casa
 
Nombre del papá: Carlos
Edad: 28 años
Ocupación: mecánico de automotores
 
Contexto:
 
Tiago es hijo único y vive con su mamá y su papá en González Catán, en una pequeña pero confortable casa donde abunda el amor hacia su bebé. Pero por cuestiones de distancia, la observación fue llevada a cabo en el hogar de sus abuelos maternos que viven en Flores, en un departamento de tres (3) ambientes.
16.30hs llegó con sus papás y sus tía(R). Estaba durmiendo a upa de su mamá, sobre los pechos de la misma.
Tiago vestía un jardinero de jean azul oscuro, con un buzo verde y zapatillas al tono. Con respecto a su vestimenta la mamá mientras él dormía manifestó que le gustaba vestirlo siempre de un mismo color.
Alrededor de las 16.45hs, se despertó y comenzó la observación, con la cual concluí alrededor de las 17hs.
 
                                                          Observación
 
Alrededor de los quince (15) minutos de haberse instalado, se despierta, y comienza a moverse ya que reposaba sobre la madre.
Al abrir los ojos los abuelos y tíos empiezan a cantarle, por lo que mira a su alrededor y comienza a reír.
La tía (d), tenía puesta una camisa con líneas de colores llamativos (rosa, turquesa, verde y blanca) que miró fijo por unos instantes. Ella lo toma en sus brazos y él sigue mirando a su alrededor. Mira a su abuela y empieza a sonreír, entonces ella se lo saca a la tía (d) y le da besos. Él responde a los mismos. Luego gira para mirar a su abuelo que estaba sentado junto a la mesa tomando mate, e inmediatamente le pone la mejilla para saludar al abuelo. Riendo mueve las piernas. Toca flores de plástico doradas, y luego estira sus brazos haciendo como una especie de aleteo, con las manos abiertas.
Luego es puesto en el andador por la abuela. Este andador tiene un tablero (desplegable), el cual tiene sonidos y distintos botones. Toca los botones. Se mueve constantemente. Todos a su alrededor hablan y él mira silenciosamente. Sus abuelos le juegan poniendo las palmas de la mano sobre sus bocas, haciendo una especie de indio. El bebé también lo hace. A su vez emite sonidos (babababa). Mira la televisión, que está prendida y se puede ver y escuchar música.
La mamá le ata los cordones de las zapatillas. Él patalea., y se ríe.
La abuela nuevamente lo toma en brazos, pero sigue mirando la televisión. Conjuntamente la mamá y la abuela le sacan el buzo, entonces deja de mirar la televisión. Mientras tanto la tía (R) le tira besos y él se ríe. Agarra su buzo y mira a la tía (D) sonriendo y hace bababa. Se lleva un juguete a la boca (chifle).
Ahora está parado en el piso, y es sostenido por la mamá. Se convirtió en el centro de las miradas, pero ignorando mira la televisión, y juega con la tía (R) con las manos.
La mamá otra vez le arregla la ropa. Él sigue riendo. Ella se sienta, y a medida que se aleja lo saluda con los brazos estirados. Él se encuentra ahora con una sonrisa a upa de su abuela. La abuela le canta y Tiago se lleva sus manos a la boca.
Mira de manera fija y sin reír los tiradores del jardinero, y con sus manos intenta desprenderlo.
La mamá lo toma en sus brazos, y mira a Daniela (a mì) la forma en que está escribiendo. Mira las flores que están en la mesa. Escucha hablar a la tía (D).
Tía (R) hace sonidos. El bebe se lleva manos a la boca. Se chupa el dedo. Se ríe. Hace ahahah. Abre la boca y mira a Mariela sonriendo.
La mamá le saca las zapatillas. Él las agarra. Sigue observando a todos con una sonrisa.
Continúa a upa de la mamá. Mientras tanto hace sonidos con la boca, incitado por los abuelos q que diga “papá”. Pero solo los escucha. Mira al padre que lo saluda, y hace un gesto de abrir y cerrar las manos.
 La tía (R) le da besos. Él hace ahahah.
Está rodeado de juguetes: un robot con sonidos. Pero agarra con una mano el sonajero y con la otra se lleva un oso a la boca. Juega con los pies del oso. Mira a la tía (R). Se le cae el oso. La tía (R) se lo levanta. Pero finalmente se decide por el robot con sonidos, que tiene colores fluorescentes.
La mamá limpia el andador. La observa. Mira fijo el piso. Junto a él, sobre la mesa se encontraba la caja de un CD. La toma y comienza a jugar. La agita.
Es puesto en el andador por su abuelo junto con la caja de CD que tiene en su mano y otros juguetes. Empieza a andar. Se mueve. Se ríe. Deja la caja del CD. Agarra el sonajero y lo lleva a su boca. Mira a Daniela. Mira la pared. Vuelve a mirar a Daniela pero ahora de reojo. Mira la televisión en la que continúan los videos de música. Sigue andando con el sonajero en la boca. Lo apoya en el andador.
La tía (R) hace sonar el robot. La mira y hace ahahah. Toma otra vez el sonajero y lo lleva a la boca. Mira fijo al abuelo y con el andador se mueve para todos lados. Todos hablan y él golpea el sonajero contra el tablero del andador. Tiago está andando, y la mamá lo reta porque iba derecho a chocar el mueble de la televisión y entonces gira.
 

Daniela G. Corzo

<!--[if gte mso 9]>


Niño menor a 12 mese de edad

 Un bebe se encuentra con sus padre en un patio de comidas, sonríe, mueve sus manos jugando en su cochecito mientras que sus padres comen, el padre cada tanto le hace cosquillas y mueve los juguetes que cuelgan del cochecito para entretenerlo.

Al rato el bebe empieza a llorar, el padre intenta calmarlo pero no puede así que la madre se levanta y lo alza para que se calme, luego de mecerlo un rato el bebe se quedo dormido en los brazos de la madre quien se sienta y sigue comiendo pero ahora con el bebe en brazos.

 Galban Sebastian

 

menor de menos de 12 meses de edad

 

Niña menor de 12 meses de edad, lugar de la observacion: colectivo.
La niña se encuentra medio acostada/sentada en el regazo de su madre apoyando su cabeza en el abdomen, esta despierta mirando directamente al frente quedándose quieta la mayor parte del tiempo muy tranquila, de vez en cuando mueve un poquito los dedos sin cerrar completamente la mano, mira un poco hacia los costados  sin mover mucho la cabeza, pero la mayor parte del tiempo se la pasa mirando al frente casi sin moverse.
Marquez Marilyn

Niña de 8 meses recien cumplidos

La nena se encuentra en la plaza junto a su madre y a su abuela. A pesar de que las dos ultimas estan charlando, la nena se queda mirando fijo al cesped, luego a unas palomas que estan a su alrededor. Tambien me observa a mi y me mira fijamente, pero continua observando a todo su alrededor detenidamente. Luego mira hacia el piso e intenta sacarse el abrigo que tiene puesto con unos leves y escasos movimientos pero no logra sacarselo, quedo por la mitad. La madre le acerca a su boca una cucharada de un postrecito, la nena abre la boca, lo saborea y con un poco de postrecito en la boca, sigue mirando a su alrededor. Repite la accion, siempre que su madre le apoya en su boca la cuchara con postrecito. Ve sobre sus pies un envase y empieza a jugar con el e intenta ver q hay dentro de el. Sigue mirando sus palomas alrededor y retoma el juego con la bolsa.La madre le acerca nuevamente la cuchara, pero con su manito le aleja la cuchara sin mirarla. Luego se acerca a la boca la misma mano y se "rasca" la cabeza. Por ultimo, la madre saca de su bolso una maraca para q la niña juegue, sin embargo, la nena sigue jugando con el envase, lo agarra y no lo suelta hasta q su madre se lo saca de la mano.La nena, se inclina e intenta agarrar un objeto, una bolsa, q se encuentra a su espalda y pero no logro agarrarlo.

Soledad Acevedo.

Observación del 1º año.

Situación: nena de 9 meses almorzando en la plaza con su mama.
Tanto la mama como la nena están sentadas sobre una manta en el pasto. La madre le da de comer un yogurt con una cuchara. Mientras come la nena mira a su alrededor. Mueve los brazos. Agarra una bolsa que esta delante de ella, la mira, la gira y se la lleva a la boca. La madre sigue dándole el yogurt y le limpia la boca con una servilleta, la nena se enoja y con el brazo quiere correr la servilleta de su boca. Mira el yogurt e intenta agarrarlo. Se chupa el dedo. Vuelva a agarrar y mirar la bolsa delante de ella. Mira las palomas que caminan cerca, las sigue con la vista. Vuelve a agarrar y mover la bolsa. La madre come un sándwich y ella la mira, sigue cada movimiento que hace con los brazos. Mientras mira a la madre y a su alrededor se toca la oreja.

Tabatha Crocitto.