el juego infantil
Google
 
 
 

Volver a juegos infantiles

 

Juegos de palabras o juegos sin fin

 

Los juegos infantiles tienen una variante relacionada a la dificultad que tienen los niños por lo general para dejar justamente de jugar. Se inicia de esta manera un intenso recorrido que tiene como técnica el engaño mediante fórmulas lingüísticas apropiadas casi siempre con las rimas: los juegos de palabras.

juegos-sin-fin

 

Muchos han relacionado este tipo de juegos a las tendencias religiosas y los modos de transmisión del conocimiento que existían en las sociedades europeas a principios del Siglo XX.

Se trata de juegos que al terminar vuelven a comenzar automáticamente, por lo que sólo cesan cuando el niño está cansado y le pone un fin. Por lo general el primer impacto de sorpresa hace que el niño se enganche y lo propague en otros grupos de amigos, aunque pueden adoptar este juego como uso frecuente, convirtiéndose en un RITUAL. Hete aquí uno muy conocido en Santo Domingo:

 

Bartolo toca la flauta

Bartolo tenía una flauta

con un agujero solo

y su madre le decía

-Toca la flauta Bar...

Tolo tenía una flauta

 

Otra variante muy difundida son cuentos breves

 

El cuento de la buena pipa

 

Es uno de los mayores juegos sin fin que se practican en Argentina

Un niño debe preguntar a otro ¿querés que te cuente el cuento de la buena pipa?

A cualquier respuesta que le den, el niño ha de enunciar: "Yo no te dije que sí (ni que no, ni que qué es eso, ni que bueno, etc) yo te dije si queres que te cuente el cuento de la buena pipa!!

 

La variante que García Márquez incluye en su obra "Cien años de soledad", es el "cuento del gallo capón"

Con esta versión, sea cualquiera la palabra que se dé como respuesta , aun si es la misma frase Querés que te cuente el cuento del gallo capón? La respuesta será:

"Yo no te dije que más tarde (ni querés que te cuente el cuento), yo te dije si querés que te cuente el cuento del gallo capón."

En el norte de Argentina prolifera tanto el de la Buena Pipa como la variante del gallo capón que se enuncia, en Tucumán, de esta manera según Julia Vallejo:

"Querés que te cuente el cuento del gallo pelado?" con la misma fórmula interminable de palabras.

 

Evidentemente la regla está impuesta por el "juego de palabras" que implica el momento en que el niño averigua aspectos de su lengua materna que le parecen al principio contradictorios: encuentra así la polisemia mediante el juego: cuando algo quiere decir más de una cosa. Recordemos que las deformaciones de las palabras son la base para la consecución de todas las rimas que se intenten en los juegos que vemos en este sitio. Por ejemplo, aquí resulta claro que existe un juego con la misma palabra cuento: "querés que te cuente un cuento" suena al principio extraño y luego gracioso cuando el niño puede desentrañar el orden lógico en la oración.

 

Cuentos de países de América

 

Félix Coluccio nos ilumina con algunos datos semejantes de estas geografías del continente americano, con cuentos que no tienen otra comclusión que su mismo comienzo:

Puerto Rico

Salí de SAn Juan un día

para ir a Mayaguez

y en el camino me encontré

un letrero que decía:

qué decía?

Salí de SAn Juan un día...

 

Chile

esta era una hormiguita

que de su hormiguero

salió calladita

y se metió en un granero

y se robó un triguito

y arrancó ligero

y salió otra hormiguita

 

Venezuela

 

Triste confuso y penoso

salí de mi casa un día

y en el camino me encontré

un papel que decía

treiste confuso y penoso...